HERCULES

FASE 1 - DAMISELA EN PELIGRO

La primera parte de este juego es muy fácil. Limítate a cargarte a los muñegotes que te salgan al paso con tu espada justiciera. Cuando hayas hecho limpieza descenderá una figurita de una damisela en una cuerda para que la recojas. Esto sucederá cada vez que completes correctamente una sección, lo que te da acceso a la siguiente zona. A continuación encontrarás un gran árbol rodeado, para variar, de unos cuantos muñecos. En lo alto podrás ver un puñado de monedas y la letra "H", pero de momento no les puedes poner las manos encima. La solución es sencilla. Sólo tienes que saltar y aplastar (con el superpisotón) al tronco con tus hercúleas piernas para liquidar a los muñecos de debajo, lo que permite elevar la plataforma para recoger todos los preciados tesoros. Una vez que tengas en el bote a las monedas y la letra "H" ya puedes dirigirte hacia la figurita para terminar con esta sección.

La siguiente parte está plagada de una nueva colección de espantajos que se mueven adelante y hacia atrás gracias a una cuerda. Dales una nueva ración de espada para que sepan quién manda. Una vez que la sección está completada, una mano amiga te desbloqueará el camino. Ahora corre como un poseso para evitar a los kamikaces que practican el vuelo sin motor.

Te encontrarás un tronco que se mueve de izquierda a derecha. Detrás hay unos cuantos espantajos más. Sigue el mismo sistema descrito anteriormente, saltando encima del susodicho tronco y destrozando a esos pobres desgraciados. Sobre tu personaje verás un pequeño mástil; engánchate a él y luego balancéate para tomar impulso y saltar hacia arriba y pillar todos los items que puedas. La siguiente parte tiene truco. Corre rápidamente al centro de los muñecos revoltosos y cárgatelos uno por uno. Tras finiquitarlos coge la muñeca y continúa adelante.

Ahora estarás un rato corriendo, saltando y escalando estatuas con caras de pocos amigos. Te encontrarás a un nuevo enemigo muy común en el juego: los pájaros. Un tajo de tu espada e irán directos al paraíso de las aves. Justo antes de llegar a la parte acuática encontrarás un puente de madera que se romperá en cuanto le pongas un pie encima. Así que... icorre!, y no te olvides de recoger el Casco Invisible. Una vez que te encuentres en la zona del agua, espera a que salten los tiburones para mandarlos al otro barrio y luego salta al liquido elemento.

Un superpuñetazo a los pilares para despejar el camino y sigue adelante. En una zona boscosa hay una especie de peonzas giratorias plagadas de muñegotes. Cárgatelos en cuanto asomen su fea cara. Sigue hasta la siguiente cara de piedra. Hallarás una depresión en la superficie rocosa; salta encima para revelar un área secreta y pilla los items. Ahora encontrarás objetivos a los que disparar. Pero, ¿con qué?.

Agarra el pedrolo que encontrarás por esta zona y llévalo a la derecha. Podrías lanzarlo hacia tu objetivo pero, en lugar de eso, déjalo al lado de la próxima cara de piedra y salta lo suficientemente alto para continuar. Cuando llegues al punto más alto de la pantalla verás otra depresión en la superficie rocosa. Aplica el superpisotón tres veces y encontrarás una parte oculta en la que hay nuevas recompensas y una letra. Tras dejar atrás una nueva cara de piedra, encontrarás una nueva área forestal, esta vez con varios caminos para ir hacia abajo aunque, de todas maneras, sólo existe un camino para terminar el nivel. Recoge todo lo que te encuentres por el camino.

Una vez fuera del bosque te encontrarás la tercera y última cara de piedra. En lo más alto de ella encontrarás el Rayo para completar el nivel.

FASE 2 - EL DESAFÍO DEL HÉROE

El primer nivel del juego con desarrollo hacia el interior de la pantalla. Deberás guiar al hijo de Zeus a través de innumerables obstáculos. Desde pedrolos rodantes al estilo Indiana Jones hasta cuchillas asesinas intentarán poner palos a las ruedas de ese "torpedo" mitológico que es Hércules. Existen cuatro rutas a elegir que darán un mismo resultado: la derrota de Hades.

Al poco de cruzar la línea de salida te encontrarás con un saco colgante con ganas de fastidiarte. Tendrás que arreglártelas para sortear los obstáculos sin utilizar en ningún momento el puñetazo o la espada. Las peonzas giratorias del nivel anterior también estarán presentes. Lo mejor es reducir la velocidad, y saltar a un lado.

FASE 3 - EL BOSQUE DEL CENTAURO

Tras vadear el agua, destruye la piedra con un superpuñetazo. Encontrarás un camino a seguir. Toparás con unos cuantos bandidos por el camino, pero con unas cuantas estocadas podrás dar por concluida la disputa. Cuando te encuentres un nuevo camino, explora bien los extremos del que venias siguiendo. Si tienes suertecilla hallarás un par de ítems. Tras una nueva zona de agua te encontrarás con una cara de piedra. La escalas y sigues sin problema hasta que te encuentras una nueva depresión en la superficie rocosa. Tres buenos pisotones atronadores y una nueva zona oculta repleta de items será tuya. Balancéate sobre el árbol y dejarás otra área atrás.

Tras pasar unas cuantas cascadas te encontrarás con la espada del rayo. No la malgastes ahora, ya que la necesitarás para derrotar a los cuadrúpedos que pueblan esta fase. Tras pasar por el lago destruyendo todas las piedras que te encuentres a tu paso, pondrás el pie sobre tierra firme otra vez. Al cabo de poco te encontrarás de bruces con un Centauro, así que usa tu nueva espada con él.

Encamínate por una ruta que, al girar, da a otro camino. Agénciate la espada de fuego y, con ella en ristre, dirígete al siguiente Centauro para marcarlo con el hierro al rojo.

Continúa por el bosque disfrutando del paisaje y rompiendo algunas piedras. Ahora deberías encontrar una nueva zona de cascadas. Deberás escalar un poco y seguir hacia la derecha hasta lo que parece un camino sin salida. Si tienes buen ojo verás unas monedas por ahí cerca, así que no tienes más que dirigirte hacia ellas para salir de la encrucijada. Tras cruzar la pantalla te encontrarás hacia la izquierda una piedra en el agua. Machácala y encontrarás un par de letras. Vuelve hacia atrás y continúa por la derecha.

Te encontrarás con una pantera. Un par de toques y a otra cosa, mariposa. Ahora verás otra parte frágil en la superficie del suelo: machácala a base de pisotones y, como ya habrás adivinado, te encontrarás de nuevo con una área oculta. Ahora, un poquito más a la derecha, descubrirás una nueva ruta. Siguela hacia abajo y luego escala como un poseso las escarpadas rocas de la derecha. Te encontrarás la letra "E". Cuando la tengas vuelve hacia atrás.

Justo antes de encontrar una nueva zona de agua verás un casco invisible. Píllalo y métete en el agua. Verás, hacia el fondo, a unos cuantos Centauros; pues cuando intentes romper las rocas del camino, estos intentarán que unos enormes pedruscos hagan diana en tu cráneo. Lo mejor es utilizar el casco para volverte invisible y evitar que te planchen en seco. Ya tienes vía libre.

De nuevo entrarás en un bosque. Sigue los caminos que te encuentres despachurrando pájaros y panteras. De nuevo Centauros al fondo y piedras que vuelan hacia tu cabeza. Mientras tienes un intercambio de impresiones con las panteras, debes esquivar los primarios objetos volantes. Si sales vivo del trance, ya sólo te queda destrozar dos piedras en la última sección de agua y te toparás de bruces con el bestial Centauro que guarda el final de nivel.

Para eliminarlo deberás saltar sobre su grupa cuando no mira y su energía descenderá drásticamente. Cuando te ataque ve a la roca de la izquierda. Salta como para evitar sus coces hasta que se largue hacia otro lado. Vuelve a repetir la operación tres veces más (golpea, corre a la izquierda y salta); el Centauro se quedará "grogui" y tu sólo tendrás que hacerle probar la medicina de tu superpuñetazo para dejarlo definitivamente fuera de combate.

FASE 4 - TEBAS

A diferencia de otros niveles, aquí no te encontrarás con grandes problemas al principio. Aparte de algún que otro gato asilvestrado y el tipo que está escondido en el cubo de basura no hay demasiadas cosas que te puedan hacer daño. Es posible que te encuentres con algún bandido descarriado, pero tampoco supondrán un gran desafío para ti. Cruzar la calle es fácil: mira, corre y salta.

La ciudad está repleta de items. Incluso hay exhibicionistas pululando por ahí que van repartiendo monedas.

En una parte del nivel debes derrotar obligatoriamente a un portentoso Minotauro. Las armas convencionales no le harán ni cosquillas a esta bestia parda, así que pasa de él y camina hacia la derecha hasta que te encuentres un adoquín gigante cuadrado. Sosténla con tu fuerza hercúlea y ve a por el cornudo que intentará darte con unas piedras. Por suerte, la puntería no es su fuerte. Tras un par de disparos se pondrá a reír sin venir a cuento, momento que tu aprovecharás para darle su merecido. Lánzale la piedra a la cabeza. Así conseguirás quitarle parte de su energía. Repite el proceso y triunfarás.

Cuando hayas pasado de largo al Minotauro muerto, te toparás de bruces con los primeros esqueletos con ganas de pelea. Un buen espadazo y se convertirán en polvo. Explorando el área te encontrarás numerosos objetos útiles y armas en las partes altas del mapeado. Ve hacia la derecha y te encontrarás con unos cuantos mástiles, que deberás utilizar para sortear un muro. Tras este obstáculo te encontrarás con una amenaza alada: pajarracos gigantes que se llevan a pulso a los ciudadanos, no se sabe con qué intención. Lo mejor es utilizar las espadas del rayo y del fuego o, en su defecto, salta como un poseso mientras arreas a los bichos emplumados con armas más primarias. Definitivamente, estos enemigos no deberían ser un gran obstáculo para ti. Cuando te hayas cargado los suficientes, los muy gallinas huirán en desbandada y tú podrás continuar con tu misión.

Un poco más a la derecha verás una parte del suelo que tiene pinta de ser frágil. Salta y pisotea garbosamente la superficie del suelo para revelar un área secreta. Pilla todo lo que puedas, sal y vuelve a la ruta de la derecha. En tu interminable camino hacia el final deberás subir algunos escalones y luego ir a la izquierda para luego coger una nueva ruta que te llevará, de nuevo, a la derecha. Sólo hay un buen camino para seguir; los demás llevan a callejones sin salida, pero están repletos de ítems. Deberás cruzar de nuevo una calle alguna que otra vez más. En el último cruce te saldrán al paso tres carros. Ningún problema para un tipo con tu experiencia.

Tira para la derecha, subiendo y descendiendo cuando sea necesario, hasta que te encuentres un extraño pilar que deberás hacer añicos. Unos pasos más, un rayo por el camino, y llegarás al final.

FASE 5 - EL CAÑÓN DE HYDRA

Matar a la Hydra no es tan fácil como podrías suponer. No hace falta decir que las sombras que aparecen en el suelo son en realidad piedras que caen para dar más emoción al juego. Así que... ¡no te quedes debajo de ellas! Respecto a la Hydra, lo mejor es siempre la cabeza que queda más a la derecha de la pantalla. Para ello quédate justo debajo de la cabeza en cuestión y espera un par de segundos. Cuando la cabeza se mueva un poco hacia atrás, desplázate un poco hacia un lado; luego, cuando sus fauces vayan a por ti, corta rápidamente el problema de raíz. Ahora haz lo mismo con la siguiente. Coge los recargadores de energía y vasijas que vienen con las piedras que caen.

Ve cargándote cabezas hasta que el monstruo pierda toda su energía y, entonces, un enorme pedrusco caerá del techo reduciendo sus restos a la nada.

FASE 6 - LA GUARIDA DE MEDUSA

Esta mujer con pinta de ser la peor de las suegras es algo más peligrosa que la propia Hydra. La clave para derrotarla es situarse detrás de una columna (la cual tiene un espejo en el otro lado) y esperar a que utilice contra ti su verdosa mirada. La muy bestia se cargará la columna, pero dejará libre el espejo, que es lo que interesa. Cuando vuelva a posar su mirada en tu cuerpo serrano, sus rayos rebotarán en el espejo y la herirán a ella. Repite lo mismo con todas las columnas de la estancia y, al final, se convertirá en piedra. Mientras realizas la operación debes tener en cuenta tres problemas más. El primero son los esqueletos armados que, en realidad, no son demasiado peligrosos. El segundo es que Medusa tiene la mala costumbre de saltar y, gracias a su tonelaje, provoca numerosos desprendimientos de piedras. La única defensa para evitar el "despachurramiento" es tratar de esquivarlas corriendo de izquierda a derecha. El tercer peligro son los disparos de energía que vienen en ambas direcciones. Si calculas bien saltarás y los disparos pasarán de largo.

FASE 7 - EL ATAQUE DE LOS CÍCLOPES

01 02

La acción comienza con temblores de suelo, edificios cayendo y un gordinflas que causa alboroto.

Sube por las escaleras y recoge las monedas, bebidas, muñecos y a veces, cascos de invisibilidad.

03 04

Un carro se cruza en tu camino. Reduce tu velocidad y espera a que pase.

Los zapatos turbo te permiten cargar contra un muro y recibir diversos items.

05 06

Con un carro delante de ti, quizás lo mejor será ir por las escaleras de la izquierda.

Has llegado a la primera marca. De aquí en adelante, si sucumbes empezarás desde este punto.

07 08

Coge las monedas y el casco de invisibilidad.

Siempre será mejor coger las escaleras para evitar las barreras de gentes y carros.

09 10

Hércules he encontrado otra letra de su nombre. Unas cuantas más y obtendrás un password.

El gordito provoca un terremoto y la calle se hunde. Salta rápido antes de que sea demasiado tarde.

11 12

Una curva. No puedes ver todo lo que tienes enfrente, pero la parte interior suele ser la más segura.

Con los ciudadanos aterrorizados huyendo será mejor que tengas buenos reflejos.

13 14

Rompe los muros con las zapatillas veloces para encontrar objetos en el otro lado.

El "gordito" sigue causando destrozos; disfruta del momento de paz, que no durará mucho.

15 16

Mira ese muro hecho añicos. Has ganado de nuevo un casco.

Otra letra te acerca más al password secreto.

17 18

El Camino se rompe por última vez y cada vez estamos más cerca del objetivo.

Otro muro a punto de romperse. No hay duda de que detrás hay cosas interesantes.

19
¡¡Lo lograste!!

FASE 8 - EL ATAQUE DE LOS TITANES

El primer peligro es una bandada de pájaros que se mueven lentamente hacia arriba y hacia abajo en fila india. Su lentitud es su perdición, ya que tienes tiempo de sobra para matarlos uno a uno. Lo más seguro y recompensado (en forma de items) es volar tan bajo como puedas. Aquí encontrarás algunos reforzadores de armas (espada del rayo y demás). De hecho, tras la primera oleada de pájaros encontrarás tu primer reforzador. Así que utilízalo rápidamente presionando R1 y destruye las siguientes dos bandadas (juntas) antes de que se te acerquen demasiado.

Aparte de los diversos items que aparecen en la parte de debajo de la pantalla, también aparecen otros cuando eliminas a tus enemigos. Eso si, has de ser muy rápido a la hora de recogerlos porque sino desaparecen entre las nubes y quedan fuera de tu alcance. Usa tus reforzadores de armas siempre que puedas: es mucho más fácil derrotar a los pájaros con el poder de los dioses que con tu espada habitual. De todas maneras, usa el poder sólo cuando sea necesario porque, de lo contrario, lo echarás en falta cuando te enfrentes a enemigos más poderosos. Cuando veas un zoom de pantalla mayor que el habitual significa que estás a punto de encontrarte con un bicho mucho más peligroso que los anteriores: un "urraco" gigante.

Dispara continuamente al gran pájaro hasta que muera y caiga más allá de las nubes, y luego recoge todo lo que deja tras de si. Después de liquidar a este "bichejo", ve al extremo inferior derecho de la pantalla. Al cabo de un rato el escenario se llenará de docenas de largos y puntiagudos carámbanos de hielo que caen de arriba hacia abajo. Ahora te tienes que mantener en la parte de abajo a la derecha de la pantalla y así estarás a salvo de las inclemencias del tiempo. Justo cuando pases por las "puertas del paraíso", cesará la lluvia de carámbanos y un séquito de pájaros irá detrás de ti. Si vuelas bajo, cogerás las espadas de rayo y fuego que hay por ahí.

Tras dos pequeñas oleadas de pájaros, volverán a apedrearte con carámbanos que caen desde el cielo. Sitúate igual que antes en la parte de abajo a la derecha de la pantalla. Otra ventaja del vuelo bajo es que a veces te encontrarás con un humano atado a un poste de madera. Si lo liberas te recompensará con una generosa cantidad de objetos que se convertirán en un festín para ti.

Una vez que los carámbanos paren de caer, la temperatura pasará del hielo al fuego. En este punto lo mejor es dejar de volar bajo y pasar a un punto medio de la pantalla. El primer ataque te vendrá por abajo en forma de una extraña bola de fuego surgida de las profundidades de la pantalla. Lo siguiente que te encontrarás son dos círculos de fuego por los que deberás pasar antes de que se formen completamente. Tras el segundo circulo aparecerá frente a ti una altísima columna de fuego. Vuela alto para sobrepasarla y luego desciende en picado para superar el siguiente obstáculo flamigero. Tras superar con éxito el fuego, otra bandada de pájaros vendrá a por ti.

Vuelve a descender para recoger objetos y ayudar a los humanos necesitados. Poco después te darás de bruces con otro pájaro gigante. Usa la espada del rayo si tienes alguna y, en caso contrario, dale caña al pajarraco con la espada de fuego que aparece justo antes de este enfrentamiento.

El tiempo da un giro inesperado: empieza a llover a cántaros y la pantalla se oscurece. Aunque no hay un peligro inmediato, debes tener un poco de cuidado con las enormes piedras y pilares que empieza a arremolinar la tormenta. Un poco más adelante los demonios del fondo de la pantalla empiezan a obsequiarte con rocas de respetable tamaño, pero tienes tiempo de sobras para evitarlas.

Todo lo que queda por hacer ahora es eliminar un par de formaciones de pájaros y esquivar una pequeña ducha de objetos contundentes... antes de encontrarte con el dios de dioses: Zeus. Para liberarlo de su prisión de piedra sólo tienes que sobrevolar por encima de él.

FASE 9 - EL PASAJE DE LA ETERNA TORMENTA

Este es otro de los niveles con desarrollo hacia el interior de la pantalla. Al igual que ocurrió en los niveles dos y siete deberás correr evitando todos los obstáculos (fantasmas, rocas, huesos, etc.) que tratarán de impedirte llegar hasta el final.

Animo, ya verás como lo consigues.

FASE 10 - REMOLINO DE ALMAS

A pesar de que los anteriores jefazos finales han sido bastante facilones (una vez que sabemos como derrotarlos), uno espera que Hades, el dios del Averno, dé algo de guerra al jugador. Pues bien, éste no es el caso. Cuando aparece, Hades se pasea de un lado a otro de la pantalla mientras te lanza rayos debilitadores de color azul.

Para hacerle desistir de tan lamentable actitud basta con acariciarle el espinazo con la espada. Con ello, además de hacer disminuir su energía, se te dará la oportunidad de volver a atacarle. Para pararle los pies sólo debes seguirle por la pantalla (saltando por encima de los pequeños charcos de fuego azul) e irlo rebanando con la espada. Cuando llegue a uno de los extremos de la pantalla salta sobre las repisas para alcanzarle.

Mientras haces todo esto caerán ítems del cielo que te darán la oportunidad de reponer fuerzas, aumentar el tamaño de tu barra de energía e incluso ser invisible (con la ayuda del casco). Después de estar un rato dándole batalla lo enviarás a la nada.

Hades ha sido derrotado y Hércules le ha devuelto la vida a su querida Meg. Después de ascender en una nube hasta el cielo, Hércules es recibido como un héroe por los dioses.



Site diseñado por Sergio Martinez